CUIDADO DE JOYAS

Cuidado de joyas

¿Cómo guardo mis joyas?

Puedes guardar tus joyas en una bolsita de terciopelo, en un joyero acolchado o en bolsitas de plástico (polietileno) con cierre hermético.

No guardes más de una joya junta, ya que es muy fácil que se rayen por el roce. Nunca guardes tu joya en un lugar cálido o húmedo, son factores que harán que la joya se desgaste antes.

¿Cómo limpio mis joyas?

Para limpiar tus joyas de plata utiliza agua tibia y jabón neutro o bicarbonato y frota con una gamuza para secar y darle brillo.

Si es una joya con surcos, puedes ayudarte de un cepillo pequeño para llegar a todos los sitios.

Ten especial cuidado con las joyas bañadas en oro. Si frotas con una gamuza hazlo suavemente, de lo contario la pieza podría perder color.

Limpieza de joyas

¿Cómo cuido mis joyas?

Conserva tus piezas en un lugar fresco y seco, sin que estén expuestas al ambiente exterior. Te recomendamos quitarte las joyas cuando vayas a dormir, cuando se vayan a mojar o cuando realices actividades físicas. Sustancias como el agua, jabón, colonia, cloro, o el propio sudor pueden hacer que el brillo de la joya se pierda y acabe manchándose.

ATENCIÓN: Las piezas bañadas en oro son más delicadas, por lo que podrían perder color con el paso del tiempo y por el uso. En MÖA no te podemos garantizar una duración exacta del baño de oro. Este baño va desapareciendo según diversos factores, como son la exposición de la joya al agua, sudor, o productos químicos (lejía, acetona, alcohol). Incluso el roce con otras piezas puede suponer la pérdida del color.

IMPORTANTE: Las cajas que te proporcionamos en MÖA junto a tus joyas no están preparadas para conservar las piezas en largos periodos de tiempo, ya que su cierre no es totalmente hermético y podrían presentarse alteraciones en la joya si han estado mucho tiempo dentro de la caja. Te recomendamos guardar las joyas en las bolsitas de terciopelo que te facilitamos.