Tipos de cierre para pendientes

Tipos de cierres de pendientes

En nuestra web encontrarás todo tipo de joyitas, entre ellas pulseras, collares o anillos, pero lo que más verás y de lo que más variedad tenemos es de pendientes. Los hay minis, un poco más grandes, con aros, trepadores o de fiesta, entre otros. Es cierto que el mundo de los pendientes es muy amplio, y tenemos que decir que ¡nos encantan! Pero, ¿qué pasa con los cierres?

Nunca damos demasiada importancia a los cierres de pendientes, ya que nos fijamos en su cara bonita, pero son una parte fundamental de estos. Según nuestras orejas y según el tipo de pendiente deberíamos elegir el cierre que mejor se ajuste a nuestras necesidades.

Tipos de cierre de pendientes ¿Cuál es cada uno?

De mariposa, a rosca o a presión son algunos de los diferentes tipos de cierres de pendientes que existen, y a continuación te contamos un poco más sobre ellos.

1. Cierre mariposa o de presión

Es el cierre más común en pendientes. Su comodidad y su facilidad para ajustarlo al lóbulo de la oreja lo hacen de los más populares. Es perfecto para la mayoría de pendientes. Solo tienes que introducir el palito en la tuerca y ejercer un poco de presión. Además, es el más utilizado en pendientes minis, los que nos ponemos como secundarios. En nuestra web es el más común y lo verás muchas veces.

Pendientes Luna Gold Pendientes Luna y Valkiria Gold

2. Cierre omega

Uno de los cierres más antiguos. Llamado así porque su forma al cerrarlo es parecida a la de la letra omega del alfabeto griego. Se utiliza en pendientes grandes y con volumen, ya que por su estructura puede soportar mayor peso que otros cierres.

3. Cierre catalán o ballestilla

Es un cierre que funciona de forma parecida al de presión y es un mix entre este y el de gancho. Consta de un hueco en una de las partes donde se introduce la otra a presión. Este tipo de cierre suele desgastarse con el tiempo, por lo que es conveniente ajustarlos. Además, puede ser incómodo dormir con ellos porque pueden engancharse con el pelo fácilmente.

Pendientes Karla Pendientes Karla y Gota Plata

4. Cierre de rosca o tornillo

Este tipo de cierre lleva una rosca en el palito del pendiente que se ajusta y queda enroscado en él. Es idóneo para bebés y niños pequeños, ya que, por su forma, no se clava ni roza la piel.

5. Cierre de barra

Uno de los cierres de pendientes más actuales y modernos. Se utiliza en pendientes trepadores y recorren el lóbulo de abajo a arriba, siguiendo la forma de la oreja. Este cierre hace que el pendiente se sujete correctamente y no se caiga.

Pendientes Astrid Gold Pendientes Astrid Gold

6. Cierre de clip o de pellizco

Es un cierre que no lleva perno, por lo que no es necesario tener agujero para llevarlo. Como su nombre indica, se trata de un cierre con clip que se sujeta a la oreja por el lóbulo, ideal para personas que por algún motivo tengan la oreja rasgada. El problema con estos cierres de pinza es que es más fácil que se abran y, por consiguiente, se corre el riesgo de perder el pendiente.

7. Cierre de gancho o hippie

Este cierre es uno de los más rápidos y fáciles de poner. Como su nombre indica, tiene forma de gancho y queda colgando a través del agujero de la oreja. Pueden ser con cierre o abiertos. El inconveniente de los abiertos es que es más fácil que se enganchen con la ropa o el pelo, y por consiguiente podemos perder el pendiente. Existen cierres de silicona que funcionan perfectamente con este tipo de gancho, así evitarás que se caigan. Son cierres que se utilizan normalmente para hacer pendientes artesanales o de bisutería,  y no se recomienda que el pendiente sea pesado, ya que podemos rasgar el lóbulo.

8. Cierre congo o africano

Es uno de los cierres más utilizados en pendientes de aro. En este caso, una barrita fina del aro encaja en la otra parte formando así el aro completo. A pesar de que encaja perfectamente, la barrita tiende a aflojarse y en consecuencia el pendiente se puede perder. Si se afloja, cualquier taller de joyería lo puede arreglar.

Pendientes Bali Pendientes Bali, Eyra y Lise

Como habéis podido leer, son muchos los diferentes tipos de tuercas de pendientes que existen, y son una parte fundamental de estas joyitas. La próxima vez que compres unos pendientes, recuerda observar su cierre y comprobar si se ajusta a lo que buscas.